Piro Mantilla: la salsa nuevamente está de luto

Featured Video Play Icon
Comparte y dale like

El cantante histórico de la orquesta de Roberto Roena fue declarado ayer con muerte cerebral. Su deceso ocurre semanas después de la muerte de otro grande: Elías Lopés.

El Apollo Sound de Roberto Roena recibe otro duro golpe. Tras la partida, hace varias semanas, de Elías Lopés; ahora se suma la de su primer vocalista, el legendario cantante Domingo ‘Piro’ Mantilla. El día de ayer, el cantante quien venía padeciendo un severo problema de salud, fue diagnosticado con muerte cerebral y la familia tomó la decisión de desconectarlo. Blanca Mantilla, hija mayor del cantante, hizo pública la decisión en un mensaje que circuló por las redes sociales.

Todavía no hay datos exactos del sepelio o de la manera en que despedirá la familia al cantante. Eso sí, las condolencias han empezado a llegar desde todas partes de América Latina. Blanca ha instado a los seguidores de su padre a mantener el legado que deja, a que no lo olviden. “El sacrificó mucho tiempo con su familia por ir a entregarse en una tarima, por darle felicidad a su público”, manifestó.

Mantilla vivía en Tampa, Florida. Richard Román, director de Salsa Superior, recuerda la visita que le hizo hace dos años cuando lo invitó a una premiación. “Cuando llegué a su casa, lo encontré en su balcón, fumándose un cigarrillo. Conversamos cerca de tres horas. Me contó que su abuelo había sido peruano, que fue un marino mercante que llegó a Puerto Rico y que allá conoció a su abuelita”. Por eso, Piro le tenía un afecto especial al Perú y siempre tuvo ganas de conocerlo. Román le contó cómo conoció sus canciones y que, incluso, en su barrio de Ventanilla, en el Callao, había un personaje que se paseaba todas las madrugadas cantando ‘Tú loco loco, pero yo tranquilo’…”.

Lamentablemente, Piro nunca llegó a conocer la tierra de su abuelo. Y un importante colectivo de salseros peruanos, hinchas del repertorio de Roberto Roena se quedó con las ganas de verlo en un concierto. ‘El escapulario’, ‘El sordo’ o ‘Chotorro’ seguirán dando vueltas en el plato del tornamesa. Richard se queda con la satisfacción de haberle rendido un homenaje en vida y que en el trofeo se hayan lucido las banderas de Perú y de Puerto Rico.

Don Piro ha dado su última batalla en el James A. Haley Veterans’ Hospital, de Tampa, Florida. Ha cerrado sus ojos poco antes de cumplir 84 años de edad. Probablemente, con aquel tan famoso escapulario entre sus manos…y soñando con Puerto Rico.

Más Relacionados..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *